Comer por ansiedad te hace subir de peso.Te enseñamos a evitarlo.

Dr. Jorge Font Carmona:

Salud Mental- R.C.M. 20894-9 

CONSULTA: EDIFICIO COSTANERA, PEDRO LAGOS# 1090, OF. 401 ATENCIÓN DE LUNES A SÁBADO, IQUIQUE FONOS: 57-2710754 CEL. 942360146

La relación entre la ansiedad y los trastornos alimentarios está más que demostrada, así como esa tendencia a comer en exceso en los periodos de más estrés o ansiedad. Sin embargo, el exceso de comida no es el único motivo por el que engordamos con la ansiedad.

Aunque son muchas las personas que experimentan una considerable pérdida de peso cuando sufren un trastorno de ansiedad, engordar es también una de las consecuencias. Algo que debemos evitar, porque si nos descubrimos con unos kilos de más podemos empeorar aún más nuestro problema de ansiedad.

Por qué engordamos con la ansiedad

El principal motivo por el que engordamos por ansiedad es porque comemos más. El estrés, la ansiedad y los nervios nos hacen cambiar nuestra relación con la comida además de transformar por completo nuestros hábitos diarios. Un atracón de comida con grasas y azúcares parece ser la opción más rápida para calmar los nervios. Sin embargo, se trata de una sensación de bienestar muy breve, porque en cuanto nos damos cuenta de lo que acabamos de comer, la ansiedad vuelve a aparecer.

Comer en exceso se trata, sin duda, de un comportamiento que debemos evitar, especialmente en los momentos de ansiedad, aunque no resulte fácil. Tampoco es el único motivo por el que engordamos. Parece haber una estrecha relación entre el estado de alarma producido por la ansiedad y la acumulación de grasa corporal, aunque no está demostrado.

Además, uno de los motivos principales que nos llevan a tener hambre a lo largo de todo el día y a no poder calmarla a pesar de todo lo que comemos es la falta de sueño. Dormir mal es tanto un síntoma como una consecuencia de la ansiedad y no se le da la importancia que tiene. Cuando dormimos mal, nos sentimos fatigadas, cansadas y con un malestar general que procuramos calmar a base de más comida.

Consejos para no engordar por ansiedad

En el caso del aumento de peso por ansiedad es más fácil reconocer dónde está el problema, incluso el comportamiento inadecuado, que ponerle una solución. La verdad es que no es fácil controlar la ansiedad por comer, pero podemos intentarlo con algunos trucos.

– No tengas en casa alimentos con alto contenido en grasas y azúcares. Así, si no puedes evitar darte un atracón, al menos será de alimentos más sanos.

– Aprende ejercicios de respiración para controlar tus nervios de una forma que no incluya la comida.

– Bebe abundante agua para tener sensación de saciedad y no lanzarte a comer algo.

– Come cantidades pequeñas pero frecuentemente a lo largo de todo el día, así no tendrás sensación de hambre.

– Evita el café y las bebidas estimulantes que aumentan los nervios y las ganas de comer.

– Duerme. Duerme todo lo que puedas y mantén una higiene del sueño que te permita levantarte descansada y con energía.